La listeria es una bacteria patógena que puede representar un grave riesgo para la salud humana. Aunque es menos común que otras bacterias transmitidas por alimentos, como la salmonela o la E. coli, la listeria puede causar infecciones graves, especialmente en personas con sistemas inmunológicos debilitados, mujeres embarazadas y adultos mayores. En este artículo, repasaremos las características de esta bacteria, los alimentos implicados en su propagación y las formas de prevención para mantenernos a salvo.

Características de la Listeria:

La Listeria Monocytogenes es el nombre científico completo de la bacteria de la listeria. A diferencia de otras bacterias, la listeria puede crecer y reproducirse a bajas temperaturas, incluso en el refrigerador. Es resistente a los ambientes ácidos y puede sobrevivir en condiciones adversas, lo que la convierte en un desafío para la seguridad alimentaria.

Por otro lado,  la listeria tiene capacidad para formar biofilms; lo que es preocupante, debido a que los biofilms actúan como un refugio protector para las bacterias, volviéndolas más resistentes a los agentes de limpieza y desinfección convencionales. Esto hace que sea difícil eliminar por completo la presencia de Listeria en los entornos de procesamiento de alimentos, lo que aumenta el riesgo de contaminación y propagación de la bacteria.

Los biofilms de Listeria son una forma particular en la que esta bacteria puede crecer y persistir en diversas superficies, incluyendo equipos de procesamiento de alimentos, superficies de producción y ambientes relacionados con la industria alimentaria. Un biofilm es una comunidad microbiana compleja que se forma cuando las bacterias se adhieren a una superficie y secretan una matriz protectora compuesta por polisacáridos, proteínas y ADN.

Los biofilms de Listeria pueden formarse en una variedad de superficies, como acero inoxidable, plásticos y madera, y pueden ser difíciles de detectar visualmente. Además, los biofilms pueden desprenderse fácilmente de la superficie y contaminar los alimentos procesados, lo que representa un peligro para la seguridad alimentaria.

Alimentos implicados en la propagación de Listeria

La listeria se encuentra comúnmente en alimentos crudos o mal cocidos, así como en productos procesados y listos para consumir. Algunos de los alimentos que se han asociado con brotes de listeria incluyen carnes crudas o poco cocidas, productos lácteos no pasteurizados, pescados ahumados, embutidos, ensaladas preenvasadas y productos vegetales procesados.

Listeria durante el Embarazo

Las poblaciones vulnerables, como las mujeres embarazadas, las personas con sistemas inmunológicos debilitados y los adultos mayores deben tomar precauciones adicionales al manipular y consumir alimentos.

La listeria representa un riesgo particularmente importante para las mujeres embarazadas debido a los posibles efectos adversos que puede tener en el desarrollo del feto. La bacteria Listeria monocytogenes puede cruzar la placenta y causar infecciones en el feto, lo que puede llevar a complicaciones graves, incluyendo aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro o enfermedad neonatal grave.

Las mujeres embarazadas tienen un sistema inmunológico alterado que las hace más susceptibles a las infecciones por listeria. Además, la bacteria Listeria puede multiplicarse en el cuerpo sin causar síntomas evidentes en la madre, lo que dificulta la detección temprana de la infección.

Si una mujer embarazada sospecha que ha estado expuesta a la listeria o experimenta síntomas como fiebre, dolores musculares, náuseas o vómitos, es fundamental que consulte a su médico de inmediato. El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden ayudar a prevenir complicaciones graves.

Formas de Prevención de la Listeria:

  1. Buena higiene personal: Es fundamental lavarse las manos adecuadamente antes y después de manipular alimentos, especialmente carnes crudas. El uso de utensilios limpios y superficies de cocina desinfectadas también ayuda a prevenir la contaminación cruzada.
  2. Control de ingredientes crudos: Los establecimientos de comida para llevar deben asegurarse de que los ingredientes crudos, como carnes y productos lácteos, se almacenen y manipulen adecuadamente para evitar la contaminación cruzada. También es importante garantizar que los alimentos crudos se cocinen completamente antes de servirlos.
  3. Almacenamiento de alimentos: Mantén los alimentos crudos separados de los alimentos listos para consumir para evitar la contaminación cruzada. Almacenar adecuadamente los alimentos en el refrigerador, con temperaturas inferiores a 4 °C, y asegurarse de que el congelador esté a -18 °C o menos para alimentos congelados.
  4. Cocinado adecuado, especialmente las carnes, hasta que alcancen la temperatura interna recomendada para eliminar cualquier bacteria presente. Evita consumir productos lácteos no pasteurizados y verifica las fechas de caducidad de los alimentos envasados.
  5. Limpieza y desinfección: Mantén una buena higiene en la cocina, limpiando regularmente las superficies y utensilios de cocina. Utiliza productos desinfectantes adecuados para matar las bacterias y prevenir su proliferación.
  6. Vigilancia y monitoreo: Es importante estar atento a los retiros de alimentos y las alertas de seguridad alimentaria emitidas por las autoridades sanitarias. Mantente informado sobre posibles brotes de listeria y retira de inmediato los alimentos afectados de tu hogar.

Brotes de Listeria en España

Uno de los brotes de listeria más destacados en España fue el ocurrido en el año 2019. El brote se originó en una marca de carne mechada, la cual fue identificada como la fuente principal de infección por listeria monocytogenes. Este brote causó un número significativo de casos de listeriosis en varias regiones de España, especialmente en Andalucía.
Este caso de brote de listeria en la carne mechada afectó a un gran número de personas, incluyendo embarazadas, personas mayores y aquellos con sistemas inmunológicos debilitados. Lamentablemente, hubo varias muertes relacionadas con este brote, lo que generó una gran preocupación en la población y llevó a las autoridades sanitarias a tomar medidas rápidas para contener la propagación.
El brote de listeria en carne mechada en 2019 generó una amplia cobertura mediática y condujo a la retirada de los productos implicados del mercado. También se realizaron investigaciones exhaustivas para determinar las causas y prevenir futuros brotes. Este caso resaltó la importancia de mantener altos estándares de seguridad alimentaria en la producción y distribución de alimentos para evitar la contaminación bacteriana y proteger la salud pública.

La formación en manipulación de alimentos para seguir unas prácticas adecuadas de higiene reduce el riesgo de exposición a la listeria. La seguridad alimentaria es responsabilidad de todos, y juntos podemos mantener la listeria bajo control en la cadena alimentaria.

Puntuación de Nuestros Lectores
[Total: 2 Promedio: 5]