Las Mentiras de los Superalimentos

Las Mentiras de los Superalimentos

¿Habéis escuchado de los beneficios de los superalimentos? Quinoa, semillas de chia, semillas de lino algas, sal del Himalaya, etc. Estos son algunos de los que actualmente se consideran alimentos densos o superalimentos.
¿Son mejores estos productos que la comida de toda la vida? ¿Son una mentira producto del marketing alimentario o son verdaderas todas sus propiedades. ¿Son super o no son super? Veamos.

Los alimentos están compuestos de nutrientes. Cuando ingerimos un alimento, nuestro organismo está interesado en los nutrientes que dicho alimento nos aporta. Estos nutrientes podemos conseguirlos de estos  catalogados como superalimentos, pero también de otros alimentos “tradicionales”.

Hace unos años estos superalimentos no existían al alcance de la estantería del supermercado. Sin embargo, hoy en día llenan las baldas de los supermercados.

Los superalimentos no van a contrarrestar los malos hábitos nutricionales o la falta de ejercicio. Además, podemos conseguir estos nutrientes de otros alimentos a un mejor precio. Existen alimentos excelentes que ya incorporamos a nuestra dieta mediterránea y alimentos TOP para deportistas a muy bajo precio.

  ¿Nos hacen los superalimentos más fuertes, más sanos, más saludables?

La mayoría de estos superalimentos contienen una gran cantidad de nutrientes valiosos para nuestro organismo. Pueden que tengan excelentes propiedades nutricionales, pero hay también otros alimentos que ya incluimos en nuestra dieta mediterránea que también son excelentes.
No nos tenemos que ir muy lejos, ni pensar demasiado, tenemos de toda la vida alubias , lentejas, almendras, brócoli, aguacate, etc.
Superalimentos tradicionales y a un mucho mejor precio.

En la antigua Grecia, Hipócrates ya decía “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”.

  ¿Son las leches vegetales también superalimentos?

Cuando hablamos de leches vegetales, nos referimos a leche de soja, de almendras y de arroz, por ejemplo. En estos casos, si atendemos al valor nutricional, la leche de vaca tiene mas nutrientes que cualquiera de las típicas leches vegetales. Hay que tener en cuenta que una leche de almendras, contiene, quizá, un 2 % de almendras.
Cuando compramos una leche vegetal, estamos pagando por un alimento más caro y con menos nutrientes que leche. Si queremos cambiar de sabor o variedad está bien.
La industria alimentaria está favoreciendo la fama de estos alimentos para generar ingresos a través de diferentes alimentos.

leche de almendra superalimento

  Es un error creer que existen alimentos mágicos o ejercicios mágicos.

Un ejemplo es la batalla del aceite de coco con el aceite de oliva. Parece que el aceite de coco es la panacea; sin embargo, el aceite de coco tiene más grasas saturadas. El aceite de coco es mucho más caro
¿Nos sale rentable invertir en estos productos? ¿Es bueno añadir estos superalimentos a la cesta de la compra o no?
Estos nuevos alimentos no son alimentos perjudiciales. Los podemos utilizar como complementos, tal y como son las lentejas, huevos, suero de leche, etc.

Para aprovechar al máximo los nutrientes de los superalimentos y alimentos tradicionales es importante conocer cómo prepararlos. Un ejemplo común de destrcción de nutrientes, donde éstos sufren o se destruyen,  es es cocciones a temperaturas muy elevadas o durante mucho tiempo. Para aprovechar en la ttotalidad los nutrientes de los alimentos, te aconsejamos que realices el curso de manipulador de alimentos gratis online. En su manual hay una sección sobre temperaturas mínimas de cocinado.

Come sano y muévete

[Total:2    Promedio:5/5]

Dejar un Comentario

*Campos obligatorios Por favor, valida los campos obligatorios

*

*